Madre de Marga Alonso

Viva la vida

No es que con este calor me apetezca escribir, más a gustito estoy viendo una película bobalicona, de esas con las que te ríes y quedas descansada. Pero, ya veis, aquí estoy escribiendo, intentando comunicar algo para mi muy importante. Vamos a leer sobre ajustes razonables en cuanto a la asistencia personal, y vamos a pensar seriamente el tema.

Por cierto, hoy es sábado, escribo desde Barcelona, y son las 17h ahora mismo.

La asistencia personal, fácil, es un recurso humano contractual con el que muchas personas con diversidad funcional nos desenvolvemos día a día en todos los ámbitos de nuestras vidas.

España, pese a todos los proyectos en marcha y demostradamente válidos, no tiene nada regulado al respecto. Ni intención, ni presupuesto. Cataluña tampoco, nada sobre asistencia personal suficiente, autogestionada y directa. Y Barcelona, tampoco. La asistencia personal no es una subvención para paralíticos, ni para retrasadas, ni para esas personas pobrecitas. La asistencia personal es un recurso de empoderamiento, para personas con derechos, con derecho a no ser ninguneadas con actitudes de autoridad proteccionista.

El día tiene 24 horas, lo más que dan es para 5, y obligada a adherirte a una entidad. Cómo lo máx. que dan es para 5 horas al día, quien necesite 6, 7, 10, 12 horas tiene que justificar ajustes razonables. En Barcelona se a otorgado a tres personas, bajo qué criterios no lo sabemos, nos hacemos alguna idea, pues ¿quién vive con sólo 5 horas?, ¡nadie con ganas de vivir!

Así qué, esta mañana pensé:

Primero necesitamos conseguir la verdadera asistencia persona, la que es suficiente, la que va directa al demandante para que pueda ser autogestionada, sin perder tanto capital entre intermediarios. Conseguida una auténtica asistencia personal, podremos tratar los siguientes dos temas importantísimos, que son, fidelizar a un buen grupo de trabajadores/as, asistentes personales, y regular los ajustes razonables.

Hoy no puedo hablar de fidelizar a un buen grupo de profesionales, porque no podemos ofrecer más que un contrato de tres horas día máximo. Estando en precario poco podemos velar por nuestras trabajadoras.

Ajustes razonables:

Imagina una persona que con 12h/d tira la mar de bien, hasta que por salud o porque ha sido papá/mamá necesita 24 horas, puede pasar, pasa, ¿qué criterios pondría yo si una persona por circunstancias necesitara 15 o 24 horas? Primero la violencia doméstica o institucional. Qué si no colaboras suficiente, que si das más faena que los niños, etc., esto es violencia doméstica. Qué si voy al banco y no me entienden ni me atienden, que si voy a trabajar y me pagan menos porque hago menos tareas porque no me respetan, no se fían, que si participo en una reunión y por no escucharme piden repetidamente que les hable por email. Esto es violencia institucional. Segundo la salud, cuando una persona necesita cuidarse mucho más tomando medicación a horas, poniéndose el respirador, yendo al lavabo, acudiendo a terapias. La salud es vital y podérnosla cuidar hace que nuestra calidad de vida valga la pena y nos mantenga con la cabeza alta. Tercero, proyectos de vida, la familia crece, he adoptado un cachorro y mea y caga cada diez minutos, hasta que aprenda a regularse, nace una preciosa niña que va a necesitar atenciones sin descanso durante al menos 14 años?, mamá y papá se han hecho mayores y empiezo a ir a dormir con ellos y ayudarles en todo lo que necesitan, quiero que se vayan de esta vida tranquilos y orgullosos por lo bien que nos han criado, he adquirido por herencia un negocio, una mercería familiar y quiero hacerme cargo.

Si hay algo que se me escapa, contarlo, porque realidades y hechos hay muchos, muchísimos, pero a mi sólo se me ocurren Violencia, Salud, Proyectos de vida. En este orden.

Pues esto es todo. Voy a intentar que lo podáis leer muchas personas, sobre todo, porque la asistencia personal es un derecho universal y cuantas más personas nos posicionemos, antes la regulará España de forma sensata, sincera y valiosa para toda la sociedad.

Queda mucho por decir, por conseguir, porque sin viviendas adecuadas, sin accesibilidad universal, por ejemplo, es complicado desear una vida independiente, y si no hay ilusión ni deseo, ya sabemos lo que nos queda, residencia en las que si no obedeces te quitan las baterías de tu silla o te privan de tus salidas semanales.

Margarita Alonso Guevara

També pots veure

UNA VIDA INDEPENDENT I D’INCLUSIÓ EN LA COMUNITAT UN DRET A GARANTIR

Publicacions amb les demandes del Moviment Vida Independent Garraf a la Generalitat i als grups parlamentaris

Som un Moviment ciutadà per la defensa del dret a una vida independent i d’inclusió …